Enmascarada: amores y venganzas (XI)

15/3/15


Valeria entró en el palacio sin decir una palabra, preocupada por lo que acababa de acontecer.

-          Valeria, debía saberlo – dijo Bianca, rompiendo el silencio.
-          No, Bianca. No tenía por qué. Solo se han complicado más las cosas, si podrían ir peor…
-          Valeria, si quieres puedes engañarte a ti misma o a ese pobre chico, pero no a mí. Te conozco demasiado bien. Jamás te habías comportado de esa manera con nadie y las dos sabemos que Lorenzo ha hecho mella en tu corazón…
-          No quiero hablar del tema ahora. Tan solo me gustaría estar sola…
-          Está bien, como quieras. Quizás sí te vengan bien un par de horas de soledad para aclarar tus ideas – dijo Bianca, que seguía preocupada y sabía que Valeria no hablaría hasta no estar más tranquila. Y Enzo siempre conseguía el efecto contrario en ella.
-          Sí, saldré un rato al jardín. Hoy se ha levantado un bonito día soleado… - dijo en un susurro. Y, tras estas palabras, volvió a salir al exterior.

Los jardines del palacio de su amiga tenían una extensión menor que los suyos, pero del suelo se alzaban preciosos árboles frutales y flores silvestres. El césped estaba increíblemente bien cuidado, debido a que la madre de Bianca tenía una especial pasión por la naturaleza. Y a Valeria aquella inmensidad de verde decorada con miles de colores y deliciosos perfumes le encantaba. Sin duda sería un buen lugar para meditar y decidir qué quería y debía hacer ante aquella extraña situación.

Paseaba por uno de los caminos de piedra mientras inhalaba el oxígeno que brindaba aquel lugar, inmersa en sus pensamientos. Tanto que no escuchó unos pasos que se acercaban a ella con tremendo sigilo.

De pronto, unos brazos la agarraron por detrás y antes de que la joven pudiese decir una sola palabra, una mano presionó un pañuelo contra su nariz y boca. Valeria sintió cómo un fuerte e intenso olor se iba deslizando poco a poco por sus fosas nasales y la iba quemando la garganta. Comenzó a sentir un gran mareo. Aquel aroma se abría paso por su cuerpo en contra de su voluntad. Valeria intentó con todas sus fuerzas liberarse de aquel abrazo, pero poco a poco sus ojos cedieron y, de un momento a otro, se adentró en la más absoluta oscuridad.

***

Valeria despertó con un gran dolor por todo su cuerpo. La cabeza le daba vueltas. Y las imágenes se tornaban borrosas ante sus ojos. Sentía un gran cansancio y aturdimiento. Sus labios estaban secos, al igual que su garganta. Alzó con cuidado la cabeza y dirigió su mirada hacia la luz. Una luz que fue cobrando forma de unas velas en una mesa de madera, inundada de papeles y una pluma. Miró a su alrededor. No conocía aquel lugar. Era tenebroso. Parecía el desván de alguna casa. El ambiente era frío, turbio y húmedo. Los bucles dorados caían sobre su rostro y se pegaban a la piel de su frente, debido a la humedad. Se dio cuenta de que estaba sentada en una silla, también de madera, con las muñecas atadas tras de sí a una estrecha viga.

¿Qué estaba haciendo ahí? De pronto, recordó aquel olor. El ardor. La pérdida completa de sí misma. Y sintió terror. Intentó por todos los medios liberarse de aquellas ásperas cuerdas que aprisionaban sus manos, pero fue un intento en vano. Alguien se había tomado demasiadas molestias en no dejarla escapar.

Valeria comenzó a escuchar pasos que se acercaban. Vio una sombra que cada vez se hacía más grande en la rendija inferior de la puerta. El pomo comenzó a girar y un hombre enmascarado entró en la estancia. Llevaba una máscara negra que le era extrañamente conocida… “La máscara de Enzo” pensó. Pero no era su mirada. Tras el gran antifaz vio unos ojos grises. Aquella sombra negra se fue quitando la máscara despacio y el rostro de Sandro se iluminó con la luz de las velas. Sus ojos brillaban de una forma especial que no supo describir. Valeria se alegró de verle en aquel momento. Se fue acercando con extremada lentitud y al llegar a ella, se inclinó sobre una de sus rodillas. Ahora estaban uno en frente del otro. Alzó una mano y la levantó su barbilla, examinando su rostro con infinita preocupación.

-          Sandro… - susurró ella.

Los ojos de él rebosaban amor.

-          Ayúdame… - le suplicó. La mandíbula de Sandro se endureció.
-          Eso hago – se limitó a contestar mientras le acariciaba la mejilla. Valeria no entendía qué estaba sucediendo.

Pero Sandro se levantó y comenzó a caminar de nuevo hacia la puerta, escuchando cómo su nombre se quedaba atrás, además de las lágrimas de la joven que le había robado el corazón. 





Para leer el primer capítulo click AQUÍ.
Para leer el capítulo anterior click AQUÍ.
Image and video hosting by TinyPic

16 comentarios:

  1. Hola guapísima, un magnífico capítulo, las diversas situaciones por las que pasa Valeria están descritas con todo lujo de detalles y eso hace que te metas totalmente en la historia :) Muuuy bueno :D
    Muchos besooooss y cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa!!! Muchas gracias, me alegra que te guste ^^ no sabía que estabas siguiendo la historia :D
      Un besazo enorme guapooo!!! ^^

      Eliminar
  2. Hola Sara,
    Sé que ya tienes muchos premios y reconocimientos porque los mereces, pero al final no me he podido resistir porque me parece justo nominarte a otro más. Aunque sé que ya lo tienes. Y los motivos son por tu entusiasmo y porque siempre estás llena de nuevos proyectos e iniciativas. Es fantástico.
    Está en tu mano aceptarlo o rechazarlo.Si te apetece puedes recogerlo en mi blog. http://enrededandoconlasletras.blogspot.com.es/2015/03/reconocimientos.html
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :O muchísimas gracias guapísima!!! Ahora me paso por tu blog ^^ Un besazoooo

      Eliminar
  3. OMG!!

    Acabas de escribir mi capitulo FAVORITO!!!

    Esto que eeessss??? Me has dejado a cuadros!!! En pocos reglones he pensado q Enzo era el secuestrador, que lo era Sandro.... que Sandro era bueno, que era un mal villano hijo de p***, que es bueno y que en verdad le esta haciendo un favor... que todo es una trampa, yo que seeee!!!!

    No tardes mucho en publicar el 11, por favor.

    Posdata: En mi interior espero que sea Sandro el bueno y que la salve del terrible demonio con cara de ángel que quiero que sea Enzo. jjajajaja

    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Siempre me alegran tus comentarios sobre la historia jaja Se irá desvelando todo poco a poco :)
      Muchas gracias por comentar preciosa!!! El próximo lo publicaré pronto :)
      Un beso enormeeeee ^^

      Eliminar
  4. Me gusto mucho tu historia en especial el personaje de Valeria. Te mando un beso y te me cuidas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado ^^ Un beso muy fuerteeee

      Eliminar
  5. Hola!!! Te he nominado a un premio. Te dejo el enlace.
    Un saludo

    http://writteninthestarblog.blogspot.com.es/2015/03/1-premio-dardos.html

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me encanta tu blog, por eso te nomine a un premio ^^ te dejo el link para que lo veas, un abrazo
    http://milletrasporandar.blogspot.com.es/2015/03/premio-black-wolf-blogger-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!! Muchísimas gracias ^^ Lo haré en cuanto pueda y te aviso :)
      Un beso enorme!!! :)

      Eliminar
  7. Hola :) creo que ya te lo he dicho pero sin embargo te lo vuelvo a decir: me encantan tus historias, sigue así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias ^^ No sabes cuánto me alegra eso :D Gracias por leerlas :) Un besazoooo

      Eliminar
  8. Hola Sara, me he puesto al día de los capítulos. Este es sin duda el más intrigante. Me ha gustado mucho cómo describes el paseo por el jardín, y el giro que ha dado la historia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Abril ^^ Me alegra que te haya causado impresión, era lo que pretendía ^^ Un besazoooo

      Eliminar

¡Anímate a comentar! Tu opinión es importante para mí. Te responderé encantada y te devolveré el comentario :)

¡Un beso!