Enmascarada: Amores y venganzas (VI)

30/1/15

Día décimo. Último día del carnaval. A pesar del cansancio que suponía estar de fiesta en fiesta durante más de una semana, todos los habitantes esperaban esa noche con gran ansia. Había una actuación en directo de algunas principales compañías de teatro y ópera italianas.  Y, después, solo algunos privilegiados lo conocían… Era la noche de las sorpresas y todo el mundo deseaba saber qué se había preparado para aquel año.

Esta vez, Valeria optó por un vestido de color rosa palo y una máscara blanca. Estos colores acentuaban la palidez de su piel y realzaban el color de sus ojos y el dorado de su cabello.

Bianca había pasado la mayor parte del tiempo con ella, desde que Sandro le había propuesto asistir a la boda de su hermano con él. Incluso, alguna noche se había quedado a dormir con ella, pues las pesadillas se fueron volviendo cada vez más intensas. El verde y el gris parecían perseguirla constantemente .Intuía su significado, pero jamás hubiese imaginado todo lo que estaba por venir...

-       Valeria, ¿no bajas al salón? – preguntó Bianca. Valeria estaba sumida en sus pensamientos, mirando por la ventana de su habitación cómo cientos de personas entraban en el palacio.
-       Claro, ahora mismo voy – contestó.
Bianca se acercó a ella y la abrazó por detrás. Entonces, preguntó:
-       ¿Buscas a alguien? – y tras esas palabras, notó cómo el cuerpo de su amiga se tensaba. Eso confirmó su suposición. Bianca sonrió, Valeria para ella era un libro abierto. La conocía demasiado bien. Tan bien que sabía que no conseguiría que hablase hasta que ella misma no acudiese a contárselo. – Vamos, todos te esperan.

Y así lo hicieron. Recorrieron el amplio pasillo hasta llegar a las escaleras que descendían hasta el gran salón. Las dos amigas fueron bajando los escalones poco a poco. Valeria iba ralentizando su paso al ver a sus padres hablando con Sandro. Entonces, éste dirigió su mirada hacia ella, desde los pies hasta la cabeza, muy lentamente. A Valeria le recorrió un escalofrío a lo largo de toda su espalda. Cada vez le incomodaba más aquella situación. Bianca se percató de aquello, así que le agarró de la mano y tiró de ella.

-       ¡Mira quien está ahí! – exclamó – ¡Martha! Vamos a saludarla.

Y, de ese modo, se perdieron entre la multitud. Aunque no pudo ocultar a su amiga durante mucho tiempo. Iba a comenzar la actuación y Sandro las pilló totalmente desprevenidas. Sus movimientos se asemejaban al de las sombras.

-       Valeria, va a comenzar la función – le dijo. Ella se sobresaltó, pues se lo dijo casi al oído. – Es un momento muy importante para mi hermano, ha desempeñado un gran esfuerzo a lo largo del año para que hoy salga todo perfecto. Me gustaría que me acompañases.

En ese momento recordó la conversación que había escuchado días antes entre Silvio y Beatrix. El menor de los Lo Greco estaba sumido en aquel mundo del arte y la cultura.

-       Claro que te acompañará, Sandro – se entrometió su madre, que había aparecido de repente. – Hemos reservado la primera fila para todos nosotros. Entremos, no querréis llegar tarde…

Valeria, sin pronunciar palabra, siguió a su madre hacia otro de los numerosos salones del palacio. Aquel que se había preparado exclusivamente para el espectáculo. Sintió cómo la mano de Sandro se iba apoyando poco a poco en su espalda, atrayéndola hacia sí. Por fin llegaron a sus asientos, lo cual impuso cierta distancia entre ellos. Valeria estaba cada vez más nerviosa. Bianca se había sentado detrás de ella, junto con otras jovencitas aristócratas. Sabía que estaba pendiente de ella y, sobre todo, de Sandro.

Las luces se apagaron y dio comienzo la función. Valeria estaba muy tensa, estudiando los movimientos de su acompañante. Tenía las manos sobre su regazo, jugando con la tela de su vestido. Aunque tenía la vista clavada en los artistas, no podía estar quieta en aquellos momentos.  De pronto, Sandro aproximó su mano a las de ella. Se había percatado de que estaba nerviosa. Percibió en él un intento de tranquilizarla, aunque no se dio cuenta de que su contacto la alteraba aún más.

La obra de teatro se la antojó eterna. Al parecer, era una comedia, aunque todos reían excepto ella. Y Sandro, por supuesto, quien mantenía su semblante serio. Al finalizar, todos aplaudieron. Valeria imitó ese gesto, con el fin de encontrar una excusa que le permitiese zafarse de aquellas frías manos. A continuación, todo oscureció y una soprano comenzó a entonar una hermosa melodía. Todo el mundo enmudeció, se hizo el silencio más absoluto. ¿A quién pertenecía aquella voz? La joven se fue acercando poco a poco a la luz natural que entraba por la ventana. Cuando la reconocieron, exclamaciones se oyeron en toda la sala. Era Beatrix Parisi. Su voz era tremendamente hermosa, nada que ver con las demás cantantes profesionales que habían escuchado en innumerables ocasiones. 

Fueron encendiendo las velas, y todo volvió a ser iluminado, incluida ella, la responsable de haber cautivado a todos los espectadores. Valeria vio a Silvio Lo Greco sonriendo en una esquina ante su palpable éxito. Cuando terminó aquella maravillosa canción, no se escuchó ningún aplauso… Todos estaban embelesados, con los ojos como platos, observándola. Fue su propio padre quien, entre lágrimas de emoción, se levantó y se acercó poco a poco a ella hasta que, al final,  terminaron ambos llorando enredados en un gran abrazo. Fue aquel momento en el cual fuertes aplausos hicieron temblar la sala. Fueron unos instantes realmente emotivos.

-       Valeria, busquemos a tu hermano. Seguro que está con los pelos de punta – dijo Bianca quien, astuta, cogió de la mano a su amiga y la arrastró hacia la salida, no sin antes ser fulminada por la mirada de Sandro.

Salieron del salón buscando a Natael entre aquella multitud de gente enmascarada. Finalmente, lo encontraron en el gran salón. Estaba totalmente inmóvil mirando hacia el pasillo del que salía todo el mundo. Las amigas esperaron en una esquina, pues, Beatrix entró en ese momento, mirando a su futuro marido, buscando algún signo de aprobación en su rostro. Pero él seguía estático. Se volvió a hacer el silencio, todo el mundo estaba presenciando aquella escena. Entonces, comenzó a andar hacia ella, con paso firme y los ojos clavados en los suyos y cuando llegó a su altura, sus manos buscaron su rostro y la dio un beso realmente apasionado. El salón estalló en un grito de júbilo y aplausos.

-       Vaya, parece que le ha gustado – dijo Bianca riendo – y también parece que me equivoqué con respecto a ella…

Pero no pudo terminar de hablar, porque Sandro volvió a aparecer por arte de magia.

-       Ha sido un maravilloso espectáculo, ¿verdad? – preguntó mirando a Valeria.
-       Sí, muy emotivo.
-       Tu hermano tiene suerte de haber encontrado al amor de su vida… - indicó, y su mirada en ese momento pareció arder.

En ese instante, una voz familiar sonó a espaldas de Valeria.

-       Buenas noches, señoritas… Señor… - Enzo había vuelto. Esta vez tenía una máscara mucho más grande que la anterior, aunque seguía siendo de color negro.

-       ¡Enzo! – sonrió Valeria, sin poder evitarlo. – No te había vuelto a ver desde…
-       Desde la noche de las luces, sí, he tenido ciertas complicaciones… - dijo sonriendo y mirando fijamente a Sandro.

Los ojos de Sandro se oscurecieron y sus pupilas se dilataron. La vena del cuello se comenzó a hinchar y su mandíbula se endureció. Parecía increíblemente enfadado. Pero, ¿por qué?

-       Valeria, ¿te gustaría que diésemos un paseo por el jardín? Creo que ahora comienzan los fuegos artificiales. – la propuesta de Enzo hizo brillar los ojos de la joven, quien asintió con una sonrisa, aunque notó una mano firme agarrándola el brazo. Sandro la tenía sujeta sin apartar la vista de Lorenzo.
-       Creo que no es buena idea. La noche se ha levantado fría, no querrás ponerte enferma – añadió Sandro, que seguía observando a su objetivo.
-       Sandro, no pasa nada. Me apetece ver los fuegos artificiales. – le dijo y, al ver que seguía inmóvil añadió - ¿serías tan amable de soltarme el brazo?
Sandro la soltó muy a su pesar. Bianca aprovechó para agarrarle del brazo y comenzó a parlotear. Cuantísimo la quería – pensó Valeria. Enzo la dirigió hacia el jardín y los fuegos artificiales comenzaron a gobernar el cielo. Aunque Valeria seguía pensando… ¿a qué había venido aquel enfrentamiento?




Para leer el capítulo anterior click AQUÍ.
Para leer el primer capítulo click AQUÍ.
Para leer el siguiente capítulo click AQUÍ.

Image and video hosting by TinyPic

21 comentarios:

  1. Me encanta como escribes!, me pasaré a ver los anteriores. Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapísima ^^ Espero que te gusten ^^
      Yo me tengo que poner al día con vosotras ;P
      Un besitooo!!! :)

      Eliminar
  2. ¡¡¡Aaaay mi Enzo!!! ¡Me tiene enamoradísima! :3
    Este Sando metomentodo... Suerte tiene Valeria de tener a Bianca... :)
    ¡Sigue así! ¡Me encanta! ^^
    ¡Un besazo!

    A.Turquoise

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja me encantas!!! ^^
      Eres la primera fan de Enzo jajaja Te declaro primera fan oficial del veneciano xD
      Muchas gracias guapísima! Un besazoooo!!! ^^

      Eliminar
  3. Muy bueno, escribes muy bien,me gustó. Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Sara!
    Cada vez estoy más convencida, Sandro es un puñetero brasas, le falta salir por detrás de los setos...
    Espero con ganas los próximos y más de Enzo ^^
    Besitos ♥
    -Librería Lunática

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Muchas gracias guapas por seguir la historia ^^
      Enzo empezará a tener protagonismo ;P
      Un besazo cielooos!!!

      Eliminar
  5. Hola! PARTICIPO EN SEAMOS SEGUIDORES!! mi blog es:http://losproblemasotaku.blogspot.com.es/
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Guapa me tengo que poner al día con tus escritos. Ya veo que tienes a la gente loca con Enzo. Jejejeje. Espero darte pronto mi opinión.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja parece que sí xD
      De acuerdo Mari! Cuando puedas y tengas ganas ;P
      Un besazo corazón!!! :)

      Eliminar
  7. Hola!

    Quedé impresionada, antes de darme cuenta que era un escrito tuyo, pensé que era una parte de una novela, pero no, es tu pluma y me gustó mucho, me quedo como seguidora, obvio, tengo que pasarme a leer los demás episodios.

    Un beso gigante

    http://escribadeavalon.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio? ^^ Muchísimas gracias!!! No sabes lo contenta que me pone leer eso :D
      Espero que el resto de capítulos te gusten también ^^
      Mil gracias!!!
      Un besazo!!!

      Eliminar
  8. Llegué de casualidad y cuando me di cuenta de lo que estaba leyendo decidí quedarme, me ha gustado mucho, felicidades!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapa!!! ^^
      Ahora mismo me paso por tu blog ;P
      Un besazo!!!!

      Eliminar
  9. muy lindo tu blog te invito al mio y si quieres nos seguimos besos http://freland3.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Ahora mismo te hago una visita ^^
      Un besooo!!!

      Eliminar
  10. :O

    Que choque han tenido Enzo y Sandro!!!

    Yo creo que los dos están enamorados de ella, pero... No sé de quien me fijaría. Es que Enzo parece tan mono y bueno, que lo mismo nos da la puñalada ehh!


    Yo por si acaso me quedo neutral!

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar! Tu opinión es importante para mí. Te responderé encantada y te devolveré el comentario :)

¡Un beso!